Quienes pretendan hablar de “fascismo”, que aprendan primero el significado de “democracia”

Dos escritos sobre lo sucedido ayer

A veces, la prepotencia y arrogancia de quienes luego de coger pon con las luchas de otros, quieren dirigirlas, dejan a uno sin palabras.  Y dejemos claro que no toda forma de solidaridad es “coger pon”, como ha demostrado la Federación de Maestros y su Presidente Rafael Feliciano, quien fue cobardemente abucheado a gritos de “unidad” por atreverse a defender la participación del pueblo en la mal llamada Asamblea de Pueblo. Por suerte hay compañeros y compañeras a quienes las palabras certeras y tajantes les sobran.  Los escritos que siguen son de los huelguistas estudiantiles Ricardo Olivero Lora y Teresa Córdova Rodríguez.

Nota Aclaratoria: La versión del escrito de Tere Córdva publicado originalmente fue una sin editar que llegó a mis manos y fue publicado antes de tiempo.  A petición de la autora, lo he sustituido por la versión final, que contiene correcciones de estilo, incluyendo el título.

Condenemos el que decenas de señores y señoras comiencen a gritarnos “unidad” de forma acusatoria. La unidad no implica quedarme callada y no ser una voz disidente en la disidencia; la unidad no significa acatar aquello con lo que no estoy de acuerdo. Si esa es su definición de unidad, les advierto que se parece mucho a mi definición de cobardía.

[…]

Cuando lo único que uno pide es ser escuchada y la contestación (como fue la que yo recibí) es un empujón, queda claro cuán libre realmente es la libertad de expresión que estos señores le reclaman al gobierno. ¿En realidad, para quién la están pidiendo? ¿Para qué? ¿Nos la coartarán si alguna vez están ellos al poder? Si algún día en vez de estar en el Colegio de Abogados, están trepados en el Senado o en La Fortaleza, ¿también me tirarán ellos a la Fuerza de Choque?

-Teresa Córdova

Antidemocracia, paternalismo y “Asamblea de Pueblo”

Ricardo Olivero Lora

Uno de los pilares fundamentales construidos por el movimiento estudiantil durante la huelga fue el de la democracia participativa real. Cada decisión importante tomada por el estudiantado, fue discutida hasta la saciedad en las bases del movimiento. En palabras jocosas del cantautor español Joaquín Sabina: “muchas veces excesivamente democrático”.

Este espíritu de búsqueda democrática constante no es una mera discursividad propagandística. Fue el modelo real que utilizamos en la práctica cotidiana. Ayudó a poder trabajar de manera eficiente las diferencias entre todos y todas. Fue una herramienta que permitió poder discutir de frente, a veces de manera caldeada, la mayoría de manera sosegada, las distintas propuestas y
vertientes existentes dentro de la heterogeneidad del movimiento estudiantil. No fue un modelo perfecto, ni lo será. Se cometieron errores, claro. A veces no pudimos reaccionar con la premura que queríamos. Preferimos pecar por exceso democrático antes de hacerlo por falta democrática. Por eso una de las expresiones mas acuñadas durante la huelga, que hasta el famoso “Huelga mix” incluyó, fue: “esto tiene que bajar a las bases.”

Desde afuera de los portones esta realidad no fue captada por muchos. Pensaban que la huelga era lo que se veía y escuchaba desde las afueras del portón principal del Recinto de Río Piedras donde siempre estaba la prensa presente. Pero la huelga se construyó en 11 Recintos, y en cada uno habían plenos, asambleas de portones y demás espacios deliberativos donde se debatió constantemente.

Esta manera de tomar decisiones que desarrollamos es parte del País que queremos construir. Queremos romper el paradigma antidemocrático y jerárquico en que vivimos hoy, representado principalmente por el Estado y sus instituciones y que fuera y es tan utilizado a nivel interno por la izquierda tradicional. Creemos en el principio medular y sencillo donde se pueda participar en la toma de decisiones sobre las cosas que nos afectan.

Por eso me sorprendió sobremanera el método seleccionado por el Colegio de Abogados en la llamada “Asamblea de Pueblo”. Como es la costumbre, pensé que los trabajos iban a ser como se supone que sean las asambleas, esto es, espacios donde se discuten propuestas y colectivamente se toman decisiones. En otras palabras, un espacio deliberativo. Sin embargo, lo que ocurrió allí
no fue un debate, discusión de ideas, ni mucho menos un espacio para tomar decisiones. Estas últimas ya estaban tomadas. El presidente del Colegio de Abogados, desde la mesa presidencial donde estaban representados, entre otros, Todo Puerto Rico Por Puerto Rico, El Partido Independentista Puertorriqueño, el Partido Popular Democrático y el MINH, anunció, no propuso, anunció que habían llegado a unos “acuerdos”. Habían tres estudiantes en la mesa. Desconozco si fueron parte o no de la toma de
decisiones.

Pienso que la jerarquía del Colegio de Abogados no obró de mala fe. Pensaron que hacían lo correcto. Desde la camaradería les digo que cometieron un grave error. Reprodujeron viejos estilos de trabajo antidemocráticos. La arrogancia y paternalismo del Presidente del Colegio de Abogados, quien luego de anunciar las decisiones a las que ellos habían llegado, expresó que antes de levantar los trabajos iba a dejar que los estudiantes hablaran, deja mucho que desear.

Luego de finalizada abruptamente la actividad, cientos de personas descontentas con lo ocurrido llevaron a cabo su propia asamblea en las escalinatas del mismo edificio histórico en Miramar. Allí se lograron organizar más de 50 personas con la tarea de coordinar asambleas en sus comunidades y talleres de trabajo con el propósito de organizar desde abajo la resistencia a este gobierno, y convocar a una real Asamblea de Pueblo.

Hago un llamado sincero a los compañeros de la jerarquía del Colegio y demás sectores solidarios al movimiento estudiantil que formaron parte de esta “conferencia de prensa ampliada”, a que recapaciten. Ustedes son compañeros y compañeras muy valiosas que son necesarias en la construcción de la resistencia, y que estuvieron allí con la mejor buena fe.

La participación en los espacios de lucha tienen que hacerse con transparencia y participación real de las bases. No pueden anunciar desde cúpulas de líderes lo que tenemos que hacer. Esta juventud en lucha descartó eso de plano. Hay que discutir y debatir antes de llegar a la toma decisiones. Lo contrario, es matar el nuevo paradigma político que llevamos construyendo día a día, desde antes y durante los 62 días de estar en los portones, y que seguimos construyendo con la democracia participativa real, el antipaternalismo y el rompimiento a los viejos estilos de trabajo del pasado. Esta es la dinámica del movimiento estudiantil. Y la tienen que respetar.

* Soy estudiante de derecho en el Recinto de Río Piedras, huelguista y miembro del Colectivo Radio Huelga.


Democracia

Teresa Córdova Rodríguez

En el día de ayer, el Presidente del Colegio de Abogados, el Lic. Arturo Hernández convocó a una Asamblea de Pueblo en la sede de dicho cuerpo a raíz de los acontecimientos recientes. Poco sabíamos los asistentes de la llamada Asamblea, cuán falso era hasta el mismo nombre de la actividad. Aquello, señoras y señores, no fue una Asamblea y tampoco fue de Pueblo.

A las seis de la tarde, el salón estaba lleno a capacidad. También lo estaba el vestíbulo, y comenzaban a llenarse las escalinatas. El pueblo, o por lo menos, sus verdaderos integrantes, estaba respondiendo a un llamado a Asamblea. No había duda alguna que teníamos una cita ineludible como miembros de la sociedad civil. Los estudiantes, como parte de ella, como integrantes del más grande sector en lucha actualmente, tampoco fallamos… y más cuando se convoca a raíz de los macanazos y las rociadas de gas pimienta que este sector recibió en el día de ayer.

La mesa, compuesta en su mayoría -para no decir totalidad- de líderes sindicales, religiosos, y políticos del Partido Independentista, del Partido Popular, y del MINH, se había reunido antes a puerta cerrada y había decidido qué nos iba a informar. De repente, el Pueblo se convirtió en espectador de los mismos protagonistas que se han perpetuado por décadas en este país.

Totalmente contrario a lo que los estudiantes hemos practicado, demostrado y profesado (entiéndase, la democracia), este grupo de no más de veinte personas tomaron decisiones sin consultar a las bases. Los líderes sindicales no le consultaron a sus matrículas, los políticos no le preguntaron a sus afiliados, y tampoco los religiosos a sus feligreses. Una cúpula por allá arriba, unos escogidos inalcanzables que llevan en sus puestos cientos de años, llamaron cínicamente a una Asamblea de Pueblo. Y digo cínicamente, porque el propio nombre, como dije antes, es una burla a la inteligencia de un Pueblo que acaba de pasar una huelga de sesenta días que se ha distinguido precisamente por la inteligencia y la astucia de sus militantes.

Al Lic. Arturo Hernández le doy la razón en varios puntos. Tiene razón, hubo una confusión en la convocatoria. Se confundieron cuando pensaron que el Pueblo son veinte señores engabanados. Se confundieron cuando invitaron a todo un pueblo a una actividad que era evidentemente para unos pocos. Se confundieron también cuando llamaron a una Asamblea… los términos “conferencia de prensa” o “mitin” quizás eran más adecuados. A lo mejor me equivoco, quizás; en un proceso tan duro como una huelga, uno desarrolla una ilusa idea de lo que es democracia: la participación activa en los procesos tanto militantes como decisionales.

Tiene razón el Licenciado, cuando dice que la presente administración coarta el derecho a la libre expresión y que eso hay que condenarlo. Enhorabuena. Condenemos pues, también, el que no se le permita a todos los sectores participar activamente en la Asamblea de Pueblo. Condenemos entonces, el que se les apague los micrófonos. Condenemos que se repita aquel patrón que tanto criticamos y por el cual precisamente estamos donde estamos. ¿No es precisamente eso lo que le criticamos a Luis Fortuño y sus secuases? ¿O hay otra razón por la cual utilizamos continuamente contra su administración el epíteto de “fascista”? Condenemos el que decenas de señores y señoras comiencen a gritarnos “unidad” de forma acusatoria. La unidad no implica quedarme callada y no ser una voz disidente en la disidencia; la unidad no significa acatar aquello con lo que no estoy de acuerdo. Si esa es su definición de unidad, les advierto que se parece mucho a mi definición de cobardía.

Cuando lo único que uno pide es ser escuchada y la contestación -como fue la que yo recibí- es un empujón de un hombre en guayabera blanca, queda claro cuán libre realmente es la libertad de expresión que estos señores le reclaman al gobierno. ¿En realidad, para quién la están pidiendo? ¿Para qué? ¿Nos la coartarán si alguna vez están ellos en el poder? Si algún día en vez de estar en el Colegio de Abogados, están trepados en el Senado o en La Fortaleza, ¿también me tirarán ellos a la Fuerza de Choque?

Advertisements

3 thoughts on “Quienes pretendan hablar de “fascismo”, que aprendan primero el significado de “democracia”

  1. Saludos.

    Comparezco a este foro en mi calidad personal aunque presido la Asociacion Americana de Juristas, AAJ. (perdonen la falta de acentos de la computadora).

    Tengo sentimientos muy encontrados con este debate.

    En algun momento fui amablemente expulsada de una de las organizaciones que estaban en la mesa. Fue muy cortes: o detienes tu conducta (expresar mi disidencia de varios asuntos por internet, o te vas.) Puede ser que alguien este pensando ajaaah! Esta va a vengarse. Vengarme es debilitar la lucha que hay que hacer. Seria necio. Lo traigo porque me identifico con los que sienten que unos pocos (poquisimos) se reunen antes de la reunion a imponer la vision de mundo de un punhado y los demas somos meras fichas de quienes no importa lo que sepan, estudien o piensen.

    Durante el proceso huelgario cometi el mismo error que Arturo. Como colectivo de trabajo en la AAJ decidimos que en apoyo a la huelga debiamos hacer una conferencia de prensa en la que se presentara un videoreportaje para desmentir que se habia destruido el campus universitario. Fue una decision del grupo de trabajo que se le presento principalmente a la gente de la escuela de derecho porque por la profesion era donde mas afinidad y enlaces habia. La companhera Gabriela trabajo mano a mano con los estudiantes. La Conferencia de Prensa conto con la participacion estudiantil. La actividad fue muy fructifera. Llego precisamente en el momento en el que el CES publicaba denuncias con fotos de edificios abandonados como alegada prueba del danho en el campus.
    Yo no creo que cuestionar sea falta de unidad. Las organizaciones tienen una historia de decir que apoyan una linea, elegir gente para que lo trabaje, entre esa gente elegir una comision ejecutiva (que es la que toma las decisiones importantes) y que hace todo lo contrario a lo que ideologicamente han proclamado ser. Si se les cuestiona dicen que el asunto se discutio y que el disidente se tiene que someter. Asi llego la base del MINH a unas elecciones en la que sus lideres proclamaron que iban a votar por el partido popular, siendo alegadamente independentistas.

    Siento por un lado que no debe ser de esta forma que crezcamos fuera de esos estilos. Por el otro: !!!!!BRAVO!!!! Estamos llegando! Es hora de que esos grupos minusculos que piensan que tienen el poder tomado por el rabo despierten. No son duenhos de nadie. Cuando una esta en la disidencia politica el deber es trabajar. Y para poder trabajar hay que escuchar a la base.

    En cuanto a mi persona, he escuchado. Disculpe el movimiento estudiantil la imposicion de la Conferencia de Prensa. Yo tambien he aprendido de ustedes. No me dejen fuera.
    Lcda. Aleida Centeno Rodriguez

    PD Ahhhh! Al tipo de la guayabera blanca: “El machismo mata.” #$%^&**

  2. como nota aclaratoria, quisier observar que a mi juicio, la crítica que contienen los escritos va dirigida al conjunto de los “líderes de la sociedad civil” y su forma de organizar y manejar la actividad, y no necesaria ni exclusivamente al colegio de abogados.

    en lo personal, difiero profundamente de las visiones de “unidad” que se imponen silenciando las diferencias.

    dos preguntas, para continuar el debate aquí, o en el foro en que se encuentre ada cuál:

    – es más “protagonista” quien excluye o quien cuestiona la exclusión?
    – quién decide quienes son los “líderes de la sociedad civil”?

    de todas formas, gracias por comentar. este es el tipo de intercambio que lamentablemente no cabe en la “democracia” de algunos de nuestros auto-proclamados césares.

  3. al césar lo que es del césar. el colegio de abogados lleva una trayectoria en defensa de derechos humanos por años, muchas veces siendo tres gatos.
    fue clara la convocatoria de que se reunirían los líderes de la sociedad civil.
    si, necesitamos más unidad y no protagonismo. se trata del pueblo, no del estudiante, del abogado o de mi.
    y también se necesita orden y disciplina. respeto al colegio de abogados que una vez más se ofrece a tomar la iniciativa y mira cómo le explotó.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s