La revolución no bajará por orden del Tribunal Supremo

Luisa Burgos

Tomado de Indymedia.

Recientemente fue publicado en YouTube un vídeo en el cual uno de los dioses del Olimpo se dirigía a nosotras y nosotros los mortales. En esta ocasión, el Juez Presidente, Federico Hernández Denton nos informaba sobre la fatídica propuesta de la mayoría del Tribunal, de aumentar el número de jueces.[1]

He visto a un sinnúmero de personas inesperadas compartir este video a través de las redes cibernéticas. Algunos planteaban que la mentada propuesta era el advenimiento de la dictadura; otros, que era la imposición de la agenda del estadismo. Me parece que este tipo de argumentos olvidan el trasfondo histórico inmediato de esta institución sostenedora, en sí misma, del status quo, la cual quizás en tiempos pasados y contextos distintos llegó tomar decisiones de avanzada.

En primer lugar, el contexto en que vivimos no es una dictadura; es la hegemonía de un partido político, el PNP, como la tuvo el PPD en sus momentos, principalmente entre las décadas de 1940 y 1960. En ambos casos, la hegemonía de uno u otro partido siempre ha asegurado el dominio de la colonia y el capital.

En los ultimos años, ambos partidos han sido extremadamente conservadores. Uno más disimulado, el otro con mayor descaro, pero ambos han jugado las cartas neoliberales y fundamentalistas. Bajo el neoliberalismo se ha desatado una fuerte ola de violencia económica que ha perjudicado a los trabajadores y trabajadoras. Bajo las alianzas fundamentalistas, los partidos han sido complices de la violencia religiosa y la (in)tolerancia que se ha desatado contra las comunidades LGBTTQI y contra las mujeres, contribuyendo así al aumento tanto los crímenes de odio como de los asesinatos de mujeres por la violencia machista.

Contrario a lo que se nos enseña, el Tribunal Supremo no es una institución apolítica que ahora se está politizando trágicamente. Sus miembros llegan allí mediante nombramientos políticos del partido en el poder, y en todo caso siempre han defendido el estatus quo y a los sectores poderosos, con pequeños remiendo aquí y allá para que no se desestabilice demasiado la cosa. El papel de víctima que asumen ahora los jueces nombrados por el PPD no les queda. Estando en mayoría, estos han establecido normas jurídicas nefastas para algunos de los sectores más oprimidos de la sociedad puertorriqueña. Me tomaré el tiempo de mencionar solamente tres.

En el 2003 decidieron que la Ley 54 no aplicaría a las parejas del mismo sexo, incluso cuando dicha ley no hace referencia particular de exclusividad ni en torno a sexo ni a género de la pareja. [2] Estableciendo así un precedente legal que dejó desprotegida a una población que no está excenta de la violencia machista entre parejas.

Dos años después, en el 2005, determinaron que no sería legal el cambio de sexo en el certificado de nacimiento, profundizando así la transfobia en el ámbito judicial y gubernamental, y violando derechos humanos de las comunidades LGBTTQI. [3]

Por si fuera poco, la absurda decisión – contraria incluso a la opinión del Secretario de Justicia del propio PPD, entonces en el poder – en el famoso caso de Paseo Caribe en el 2007 también fue anterior a la “dictadura” PNP. [4] De esta forma dieron un golpe brutal al movimiento ambientalista en el país, y expandiendo las bases para la cada vez mayor privatización de las playas y espacios de públicos de los que disfrutamos los trabajadores y trabajadoras. Y es que para algunos sectores, la lealtad de clase evidentemente va más allá que la identificación partidista.

Si bien es cierto que, como es de esperarse, los jueces populares han emitido opiniones disidentes en la mayoría de los casos más “controversiales” del “nuevo” Tribunal, tampoco se han convertido precisamente en el muro de la racionalidad laica y democrática. Recientemente, la mayoría llegó tan lejos como citar la biblia en una de sus decisiones, cuando menos insinuando su validez como fuente de derecho, en un país en que se supone exista la separacion de Iglesia y Estado. [5] ¿Dónde quedaron los golpes de pecho y los videos de YouTube ante semejante barbaridad?

Este brevísimo panorama no sólo nos revela un Tribunal Supremo de Puerto Rico como sostenedor del status quo, cómo a menudo decimos las voces más críticas de las instituciones judiciales en general. Más allá de esto, ha sido una institución retrógrada que ha perjudicado al país.

El disfraz de victima, a los jueces populares, no les queda. Es eso mismo: un disfraz. Después de todo, a ellos y ellas ¿qué les cuesta perder un poco de poder?. Aún así seguirán cobrando exuberantes cantidades de dinero. Cuando se retiren cobraran pensión y podrán seguir ejerciendo en los tribunales, defendiendo clientes ricos y poderosos, sin que nadie cuestione el problema ético (y mucho menos político) que ello representa. [6] Por eso su presidente puede “pasar la página”.

No es nada personal contra Hernandez Delton. Admito que la primera vez que ví el video, casi me conmovió su llamado a la ciudadanía a defender la institucionalidad “democrática”. Pero la conmoción duró poco, al recordar un poco las pachotadas recientes del “más alto foro judicial del país”. En lo que a mí concierno, lo único que ha cambiado es que han bajado aún más las poquísimas expectativas que tenía de esta “herramienta de lucha” .

Seguros en su Torre de Marfil, los jueces y juezas populares nunca esperaron verse en una situación “vulnerable”. Ahora que su torre tambalea, ¿ahora se dirigen al pueblo? Muchas de nosotras y nosotros hace rato les perdimos la confianza. Después de todo, los cambios sociales no bajan del Olimpo.
Referencias:

[1]http://www.youtube.com/watch?v=yfKwoG4Gyt0

[2] http://derechoalderecho.org/2009/02/17/el-menosprecio-coomo-objetivo-la-constitucionalidad-de-la-ley-54/

[3] http://noticias.universia.pr/tiempo-libre/noticia/2005/08/17/141166/reacciona-cdc-caso-alexandra-delgado.html

[4] http://pr.indymedia.org/news/2007/08/24767.php

[5] http://www.elnuevodia.com/columna-biblias-798683.html y http://www.ramajudicial.pr/ts/2010/2010TSPR205.pdf

[6] http://www.elnuevodia.com/blog-supremo-811969.html

Advertisements

One thought on “La revolución no bajará por orden del Tribunal Supremo

  1. La mayor parte de la “izquierda” local se comporta respecto al establishment ELA-PPD como una mujer abusada. Entre más la maltratan, más defiende a su agresor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s